La Escuela Bruguera

Mortadelo y filemón

Con este nombre se conoce al conjunto de historietistas españoles que se dedicaron al cómic de humor en el seno de la editorial Bruguera a partir de la Posguerra española. Con unas características formales y temáticas muy reconocibles, su estilo se extendió a publicaciones de otras editoriales, como Trampolín (1950) o La Risa (1952) constituyendo una de las tres grandes escuelas historietísticas de España, junto a la Valenciana y el TBO. Ostentó, además, una profunda influencia en el desarrollo de la historieta española posterior.

Sus primeros pasos

En 1910 Juan Bruguera funda la editorial El Gato Negro que se especializa en publicar novelas por entregas, libros de chistes y biografías populares. Tras ver el éxito que en 1917 había tenido la revista TBO, Juan Bruguera se decide a crear Pulgarcito. Nace con la idea de dirigirse a todo tipo de público, inicialmente infantil, pero con un contenido de adultos; la revista es bien acogida por el público y poco a poco se va renovando, en 1925 incorpora el color a sus cubiertas y en los años 30 introduce los bocadillos y personajes fijos.

Pulgarcito
Pulgarcito

Al morir Juan Bruguera la revista pasa a manos de sus hijos Pantaleón y Francisco convirtiéndose en una empresa de carácter familiar. Durante la Guerra Civil la revista es incautada y no será devuelta a sus dueños hasta 1939, año en que cambia de nombre a Editorial Bruguera sentando las bases de la industria de tebeos y donde además de Pulgarcito se incluirán otras cabeceras de nueva creación.

Los hermanos Bruguera encargan a Rafael González (director de publicaciones) localizar dibujantes que, con el tiempo serán conocidos como la Escuela Bruguera: Cifré, Iranzo, Escobar, Peñarroya, Vázquez, Nadal, Conti,…

Rafael González será el impulsor de la nueva orientación de Pulgarcito buscando una caricaturización de los aspectos cotidianos, conectando con el ciudadano medio que era el más afectado por las circunstancias de aquellos años difíciles y consiguiendo a través del humorismo lidiar con la censura, así, además de un público infantil se llega a un público adulto.

Una nueva revista: DDT

Cuando en 1952 la editorial consigue editar Pulgarcito como publicación semanal idea un nuevo semanario, el DDT, una publicación para adultos en la que se reducía el número de historietas pero se le añadía un poco de erotismo, apareciendo chicas atractivas con ropas ajustadas y sustituyendo la historieta de portada por un chiste, en este semanario trabajarán los mismos dibujantes de la revista Pulgarcito incorporándose también Martz Schmidt.

Un cambio de rumbo: Tío Vivo

Cuando en 1954 la editorial Bruguera se convierte en sociedad anónima impone a sus autores una cuota de trabajo para cubrir la diversidad de cabeceras de tebeos que publica, al mismo tiempo que registra la propiedad de los originales a su favor lo que le adjudica la libertad de comerciar con ellos sin pagar nada a sus autores haciendo que un sentimiento de explotación nazca entre ellos.

El mayor control por parte de la censura y de la editorial junto al empeoramiento de sus condiciones laborales será el que anime a cinco de sus dibujantes: Cifré, Conti, Escobar, Peñarroya y Giner a intentar la aventura por su cuenta asociándose bajo la siglas de DER y creando la revista Tío Vivo en 1957. Los contenidos de Tío Vivo se asemejaban mucho al DDT de Bruguera, ya que sus autores procedían de Bruguera y querían hacer lo que sabían hacer, pero gestionados por ellos mismos.

Tio vivo
Tio vivo

Lucha de poder

Desde un principio Bruguera intentó desbaratar el proyecto impidiendo la publicación de Tío Vivo por medio de su abogado Francisco González Ledesma, aunque la competencia entre ellas no llegó a suponerle un obstáculo serio ya que continuó publicando historietas de personajes ya conocidos como Carpanta, Petra o Zipi y Zape gracias a reediciones, stocks de producción y autores que nunca abandonaron la editorial (Nadal, Jorge, Vázquez, Martz schmitz), además  de sacar al mercado nuevas revistas de las mismas características como Can Can, o, Ven y Ven.

La derrota

La competencia de Bruguera, sus boitcots de distribución, así como una mala gestión, llevan a la disolución de DER en 1958 y donde los cinco autores mencionados venden en exclusiva a Bruguera todo su material publicado en Tío Vivo.

Con la vuelta de los cinco, Bruguera se afianza como lider editorial indiscutible, diversificando su producción de revistas entre humor festivo, infantiles, femeninas, sus tebeos de siempre y los reservados a un público más adulto, publicaciones con iguales resultados pero marcando la pauta con sus personajes, entre los que cabe destacar Mortadelo y Filemón, El botones Sacarino o 13 Rúe del percebe, todos de Ibáñez que harán de él, el autor más prolífico del momento.

Mortadelo y filemón
Mortadelo y filemón

Desde finales de los cincuenta la editorial tiene en cuenta como potencial lector al público femenino y lanza una serie de publicaciones como Sissi (y cabeceras derivadas) Blanca, Mundo Juvenil, Lily…dedicadas a chicas de una edad indeterminada, con relatos, secciones de cine, consultorios, y por supuesto, historietas.

De 1965 son Din Dan y la Familia Telerín, que, de mayor tamaño que las publicaciones standard y con un contenido que pretende aprovechar el auge del medio televisivo, no se parece a ninguna de las editadas por Bruguera. La Familia Telerín y Las marionetas de Herta Frankel son adaptadas a la historieta (por Sanchis y Escobar, respectivamente), y un contenido variado que incluye también adaptaciones al medio de Rin Tin Tin y de los dibujos de la Warner Bros. (Porky, Bugs Bunny, etc).

Una nueva generación

El formato, precio y las características técnicas de las revistas juveniles se unifican, a partir de ahora todos los tebeos tendrán 32 páginas, con portadas a color, alternando en páginas interiores color y bicromía, impresión en huecograbado y un precio de 5 pesetas.

En 1969, pese a la estandarización, hubo un intento ambicioso de realizar una publicación de calidad, al estilo de las que triunfaban en el mercado Franco Belga. Rafael González puso especial cuidado en esta revista, de mayor tamaño y calidad de papel, con 40 páginas que combinaban series de éxito en Francia y Bélgica (Astérix, Blueberry, Michel Tanguy, Iznogoud, Aquiles Talón) con nuevas series realizadas expresamente por autores españoles destacados (Figueras, Raf, Conti, Segura, Váquez e Ibáñez), y un precio que doblaba el de sus hermanas. Precisamente aquí Mortadelo y Filemón dan el salto hacia la aventura seriada al estilo europeo, con un dibujo de factura cuidada, para ser después editados en álbumes.

Pese a su calidad, Gran Pulgarcito no tuvo el éxito que merecía. En su segundo año de vida acusó la competencia de Gaceta Junior y otras como Strong o Tin Tin que también intentaban explotar el filón del comic europeo, y termino por desaparecer trasvasando sus series principales a su sustituta: Mortadelo.

En la década de los 70 el mercado del tebeo se expande. Bruguera acapara el monopolio de las revistas juveniles y llena los kioscos de publicaciones, siguiendo una pauta industrial. A Super Pulgarcito le seguirá Super Mortadelo en 1972, y en años sucesivos, cada revista tendrá su correspondiente Super o Extra. Otros títulos aparecidos en la década son: Super Tío Vivo, Tío Vivo Extra, Super DDT, DDT Extra, Mortadelo Gigante,…

La producción indiscriminada de tebeos, de factura rápida y mecanizada, tiene un precio: la despersonalización de las revistas. Se recurre con demasiada frecuencia a la reedición, la publicidad aumenta, el material extranjero campa a sus anchas, nuevos autores se incorporan, se sobreexplota el filón de los personajes de Ibáñez recurriendo a equipos que realizan historietas de ínfima calidad, en época de crisis se opta por aumentar la producción, los litigios por los derechos de los autores se suceden, se compra la cabecera del TBO, la editorial espacia los pagos y finalmente, un día de 1986 da en quiebra y finalmente es adquirida por el Grupo ZETA, quien la transformó en Ediciones B.

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.