TBO

TBO

TBO fue una revista de historietas de periodicidad semanal que apareció en 1917  y se publicó (con interrupciones) hasta 1998. Casi desde sus inicios, y hasta 1983, fue editada por los socios Buigas, Estivill y Viña; en 1986 por Bruguera, y entre 1988 y 1998 por Ediciones B.

La revista tuvo una gran importancia en la historia del cómic español, y fue la popularizadora del formato, hasta el punto de originar el término «tebeo», que en España designa a la publicación que contiene historietas. Especialmente influyentes fueron algunas de sus series, como La familia Ulises de Benejam o Los grandes inventos del TBO.

Primera etapa (1917-1938)

El primer número de TBO apareció el 11 de marzo de 1917, procedente del taller de litografía de Arturo Suárez, en Barcelona. Al principio, la revista estaba impresa en un solo color (azul); mostraba en su diseño una gran influencia de “En Patufet”. El precio inicial de portada era de 5 céntimos. Tomaron su nombre de la revista lírica T.B.O. (1909) de Eduardo Montesinos y Ángel Torres del Álamo, en la que las siglas eran el nombre de un periódico.

TBO
TBO

A partir del noveno número, con la incorporación de Joaquín Buigas Garriga a la dirección de la revista, pasaron a utilizarse dos colores (rojo y negro) y se situó en la portada una historieta como ya se hiciera en Dominguín, en lugar del chiste de una sola viñeta que aparecía en los primeros números. Poco después, se asoció con Estivill y Emilio Viña.

TBO estaba claramente orientada al público infantil y juvenil, por lo cual se centró en el humor blanco y excluyó de sus páginas contenidos políticos o satíricos. En esta etapa, colaboraron en TBO autores españoles como Donaz, Manuel Urda, Tínez, Nit, Ricard Opisso, Méndez Álvarez o Castanys. La revista dedicó escasa atención a la publicación de autores extranjeros, con excepciones como George McManus u Otto Soglow. La mayoría de las historietas de la revista eran gags breves, sin personajes fijos.

La revista tuvo un éxito creciente, lo que la convirtió en la revista de historieta más vendida del período anterior a la guerra civil española y una de las pocas que logró difusión nacional, gozando de un incremento constante de su tirada. Su principal competidora en la preguerra fue la también barcelonesa Pulgarcito, aparecida en 1921, que se vendía a sólo cinco céntimos, mientras que TBO, lo hizo a 10.

En 1920, sus editores lanzaron también un semanario dedicado al público femenino, B.B. A ello hay que sumar, posteriormente, “Historietas y Cuentos TBO”, “Colección Gráfica TBO”, “Entretenimientos de TBO”, etc.

Tras el estallido de la guerra civil, continuó publicándose en la zona republicana sin modificaciones significativas de su contenido hasta 1938.

Segunda etapa (1941-1952)

En 1939 se creó la editorial Buigas, Estivill y Viña y a partir de 1941 TBO conoció una segunda etapa, de aparición irregular al no haber conseguido el permiso de publicación periódica y sufrir las restricciones de papel.

Otros autores que colaboraron en esta época de la revista fueron: Antonio Ayné, Batllori, Bech, Joan Bernet Toledano (1924), Juan Blancafort, José Mª Blanco Ibarz, Cabrero Arnal, Josep Coll, Conti, Donaz, Escobar, Fraper, Antonio Mestre, Salvador Mestres, Arturo Moreno, Nit, Raf, Ramón Sabatés, Serra Massana, José Soriano Izquierdo, Tínez, Tur y Manuel Urda Marín. Entre el escasísimo material extranjero publicado por la revista, puede citarse Little King del neoyorquino Otto Soglow.

A partir de 1946, TBO logró una periodicidad mensual, y tres años después, una autorización provisional para aparecer quincenalmente.

Tercera etapa (1952-1972)

Conseguido el permiso de publicación periódica en 1951, comenzó su tercera etapa al año siguiente, y se reinició la numeración de la revista. Esta etapa se prolongaría hasta el 8 de diciembre de 1972, cuando llegó a alcanzar los 789 números ordinarios, 115 extraordinarios y 39 almanaques.

Cuarta etapa (TBO 2000 y El TBO) (1972-1983)

A partir del número publicado el 15 de diciembre de 1972, los editores cambiaron el nombre de la revista a TBO 2000 y comenzaron una nueva numeración que empezaba por el número 2.000, que supuestamente resultaría de sumar los ejemplares publicados en todas las etapas anteriores. Se intentó una renovación importante en los contenidos de la revista, mediante la publicación de historietas de varias páginas y dando cabida a series franco-belgas.

En 1973, su tirada era de 150.000 ejemplares. Sin embargo, la competencia de las revistas de la Editorial Bruguera fue feroz en esta etapa, y las dificultades económicas de la empresa obligaron a hacer nuevos cambios. Con el número 2.364, publicado el 28 de diciembre de 1979, termina la etapa de innovación y desaparece la cabecera TBO 2000, que es sustituida por El TBO a partir del número 2.365. Desde entonces se recurre principalmente a la reedición de historietas publicadas años atrás (incluidas las de la Familia Ulises). En 1981 los números normales de la revista se convirtieron en suplemento infantil de la revista Lecturas. Pero finalmente en 1983, cierra su última edición, siendo sus fondos adquiridos por Bruguera.

TBO
TBO

Quinta etapa (Complot/Bruguera) (1986)

Fue editada al por una agonizante Editorial Bruguera. Excepto por el nombre, podría considerarse una revista diferente. Se cambiaron las clásicas letras redondeadas y rojas de la cabecera por otras más angulosas de color amarillo o naranja, y se añadió en la portada el subtítulo «semanario de diversión y reflexión». Claramente se dirigía a un público diferente que el del clásico. Aparecieron únicamente 7 números, cuando se suspende la publicación debido a la quiebra definitiva de Bruguera.

Sexta etapa (Ediciones B) (1988-1998)

Tras el hundimiento de Bruguera, los derechos sobre TBO y sus personajes pasan a ser propiedad de Ediciones B, que saca al mercado nuevamente la revista a partir de febrero de 1988. Colaboran en esta etapa multitud de autores que crean nuevas series y secciones de chistes. Para marcar la continuidad con etapas anteriores, Sabatés publica nuevos “Inventos de TBO” mientras que Sempere y Pérez Navarro realizan una nueva versión de La Familia Ulises en “¡Hala, hala, a mogollón… con la familia Rovellón!”

Además del material nuevo, la nueva publicación llevaba un encarte central con historietas de archivo de los autores clásicos de la segunda y tercera etapas, con el título “El TBO de siempre”.

Se mantuvo un ritmo de publicación mensual hasta principios de 1996, fecha en la que desaparecieron las otras revistas de historietas que aún publicaba Ediciones B. Desde entonces TBO apareció sin periodicidad fija hasta septiembre de 1998, cuando finalizó la publicación de la histórica revista, con el número 105.

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.